Una buena nutrición es fundamental para el crecimiento sano del bebé. A partir de los seis meses los más pequeños de la casa deben complementar su alimentación, basada en la lactancia materna, con la introducción de nuevos alimentos. Philips AVENT ha realizado una encuesta a 1.000 padres y madres con hijos de entre 0 y 6 años para conocer los hábitos de los padres en lo que respecta a la alimentación de sus hijos y desvelar las preferencias y gustos de los más pequeños por los distintos alimentos incluidos en su dieta.

vajilla infantil Philips AVENT

La alimentación de los más pequeños

Aunque cada vez los padres y madres se preocupan más de que los niños lleven una dieta saludable y variada, todavía tendrían que esforzarse más. Durante el período de lactancia y hasta los 3 o 4 años vigilamos más la alimentación pero luego “se hacen más vagos” e incluso no les dan en algunos casos las 5 comidas básicas del día. Se quedan cortos con las frutas y verduras y, sin embargo, los dulces ocupan un lugar importante en la pirámide de alimentación infantil.

¿Qué comen los niños?

Los niños españoles prefieren la carne (48%) sobre el resto de comidas, y las verduras son las menos apreciadas por los paladares infantiles. Los dulces todos gustan a todos los niños casi de igual manera. Curiosamente, y antes que una piruleta o una chocolatina, la primera golosina que toman los niños en nuestro país son los gusanitos (en un 63% de los casos). Por el contrario, y como síntoma de la preocupación de los padres por la obesidad infantil, lo que más se evita en la alimentación infantil es la bollería. Las chuches están presentes todas las semanas, normalmente unas 3 veces por semana, en el 65% de los hogares, aunque siguen quedando casas donde las “chuches” están presentes a diario.

En la cesta de la compra de los hogares españoles con hijos entre 0 y 6 años no falta la fruta, el jamón cocido, la verdura, la legumbre y los quesitos. A pesar de que el 54% afirma que sus hijos hacen 5 comidas diarias, el 40% de los encuestados afirma que sus hijos comen menos de 3 piezas al día de frutas y verduras, una de las reglas clave de una alimentación saludable; sólo un 16,5% de los padres cumple con esta premisa.

¿Cómo comen?

En general, los niños de las familias encuestadas comen bien prácticamente todos los alimentos (74%) aunque aún existe un 10% de los padres que afirman que comen sólo aquello que les gusta.

Para conseguir que coman, la tendencia en los hogares españoles, según la encuesta de Philips AVENT es la de retirar el plato cuando el niño no quiere la comida, sin presiones y sin forzar al niño a comer, aunque un 32% afirma que se apoya con historias que hagan más agradable el momento de la comida. Para un 2% de los padres la comida sigue siendo un momento de autentico martirio, aunque en general suele ser un momento agradable salvo alguna excepción.

En cuanto a la manera en que se cocinan los alimentos la variedad es la tendencia para evitar hacer monótona la comida, aunque el 21% afirma preparar todos los alimentos cocidos o al vapor, que les parece el modo más sano de cocinar para los más pequeños de la casa, además de ser fácil de preparar.

Nuevas rutinas y hábitos

La Dra. Diana Madruga, pediatra especializada en nutrición y gastroenterología, nos ofrece algunos consejos a la hora de manejar el desarrollo de la conducta alimentaria de los más pequeños.

Es importante favorecer el aprendizaje por imitación, haciendo que la comida sea un acto de encuentro familiar en un ambiente relajado.

Intentar respetar la rutina en horas y lugares de comida es un punto clave, así como marcar unos límites claros de comportamiento. De esta manera, el niño se centra y adquiere un hábito adecuado. Entretener a los niños con juguetes, la televisión u otras distracciones es contraproducente, ya que hará que no aprendan a interiorizar las sensaciones de hambre y saciedad. Es más favorable interactuar con el niño, contándole historias divertidas en torno a una alimentación saludable.

Podemos ser flexibles y comprensivos con el cambio de gustos de los más pequeños, pero siempre cuidando que su alimentación sea suficiente y variada. Es importante ofrecer pequeñas cantidades de alimentos variados, presentarlos de forma atractiva y tener paciencia, ya que a menudo se debe ofrecer varias veces los nuevos alimentos para que los acepte. Una forma práctica de ofrecer variedad y presentar la comida de forma atractiva es utilizando platos con compartimentos, que mantienen la comida separada.

No pasa nada si el niño deja de comer una comida, que no debemos prolongar más de 20 – 30 minutos, sin alimentos sustitutivos. Reforzaremos siempre las conductas positivas.

Recuerde que los niños imitan lo que ven, los adultos deben servir de ejemplo, comiendo con un horario regular y seleccionando alimentos sanos y variados.




Opiniones, comentarios, ofertas, precios, etc...